Vox horrÍsona

Poemario de Luis Hernández Camarero
Fotografía tomada y donada por Betty Adler


 

El Último vuelo del capitán Dexter

 

Luis Pineda
Cusco, miércoles 3 de octubre de 2007

Dicen, hermanito,
Que has muerto
Que tienes los pies fríos

-como los peces varados por la pleamar-,
Y bien sabes que no es cierto,
¿Acaso no has remontado el mar azul Prusia de mil sueños
en tu búsqueda frenética por la mejor de las olas y
-con pana y elegancia-
correrla de pechito?


Dicen que has muerto,
Tan muerto que no puedes fumarte otro cigarrillo
Ni beberte conmigo otra cerveza más


Ein kaltes Bier, friedlich und Ruhe, die diese Dämmerung draußen aufpassend
Hoffnungen zu uns

Has desplegado tus alas sepia de plexiglás en el cielo diáfano y technicolor de
Miraflores, al atardecer, mientras escuchas a Debussy


Prélude à l'après-midi d'un faune

Veo remontar el cielo con tu poesía, lentamente
Posarte unos persecs sobre el arco del puente de la bajada Balta
Y finalmente aterrizar sobre el césped gordo e incompleto de algún parque de
Jesús María.


Dicen que has muerto,
Y acaso no pueden verte correr, hermoso,
con el pecho descubierto,
-Escuchando dentro de tu cabeza desgreñada a Juan Sebastián, el quinto concierto
brandenburgués, pues “Bach es capito”, y éste concierto es la cumbre del ciclismo-,
cerrando los ojos hasta el paso del tren,
asperggiando la vida como tus cuadernos deshojados, sobre los rieles,
Abandonando tu envoltorio material para derramar tus haces de luz,
mientras silbas tu última canción del arco iris a la entrada de cualquier
cine de barrio, como un chiquillo feliz.



Dicen que has muerto,
Y te veo venir,
Caminando orondo y cachaciento,
Te veo.


Luis Pineda
Cusco, miércoles 3 de octubre de 2007

(1) Una cerveza bien fría, en silencio y paz, mirando el amanecer que afuera nos espera
(2) Preludio a la siesta de un fauno
(3) Quinto concierto de Brandenburgo (Concierto nº 5 en Re mayor BWV 1050)

 

 

 

 

 

 

 


 

 

IllariOrg. Es un sitio de difusión cultural, los derechos sobre su contenido pertenecen a sus respectivos autores.